Análisis: Shining Resonance Refrain

Hoy os traemos el análisis del Shining Resonance Refrain, un j-RPG remasterizado que no había llegado a territorio Europeo y que podemos probar por primera vez.

 

Hay que decir que este Shining Resonance Refrain es una versión remasterizada  (y con añadidos y mejoras) de Shining Resonance, un j-RPG que fue lanzado exclusivamente en el territorio nipón en PlayStation 3. Ahora hemos tenido la suerte de probarlo en Occidente, y no puedo estar más convencido de que ha sido un acierto. Si bien es cierto que no puedo decir que haya jugado antes a un juego de la saga Shining, sí puedo afirmar que, si el resto se parece en lo más mínimo a este, ya puedo estar buscándolos por todos los sitios posibles porque me ha encantado.

 

La mayor diferencia entre éste y su versión de PS3 es la adición del modo «Refrain». Básicamente, contará la misma historia que el modo normal, con la particularidad de que se añadirán nuevos personajes al grupo y, con ello, la historia se matizará y cambiará alguna escena. Según parece, los desarrolladores aconsejan jugar el juego normal de primeras, pero eso ya se deja al gusto del consumidor.

 

 

En cualquier caso, la historia transcurrirá en un lugar fantástico conocido como Alfheim. Aquí, elfos y dragones vivían en prosperidad. Sin embargo, tras una guerra contra un ente divino los dragones fueron prácticamente exterminados. Ahora, siglos después, aparece Yuma, protagonista del juego, y resulta que tiene el alma de un dragón dentro de sí. Nuestra misión al principio es liberarlo de su prisión y enseñarle a controlar su poder.

 

No puedo decir que haya jugado antes a un juego de la saga Shining, pero, a partir de ahora, puedo afirmar que, si el resto se parece en lo más mínimo a éste, ya puedo estar buscándolos por todos los sitios posibles.

Jugabilidad

La jugabilidad en los combates será de tipo acción, esto es, controlarás a un solo personaje del equipo y, al resto, te limitarás a darle un par de acciones para su comportamiento. En este punto no se puede mentir, los PNJs, en más de una ocasión, harán más mal que bien. Harán lo que les dé la gana, provocando que en más de un combate las pases canutas, a pesar de  que la dificultad no sea tan elevada. Por suerte, no siempre ocurrirá. Los enemigos aparecerán en el mapa, es decir, no serán combates aleatorios, por lo que, si te ves un tanto perjudicado, podrás esquivarlos con relativa facilidad.

 

Los puntos de Acción (AP) serán los que nos permitan luchar realmente. Nos limitarán los golpes, es verdad, pero si no fuera de esta manera quizá el juego sería rematadamente fácil, puesto que sería un machacabotones sin más, y eso, no sé el resto de jugadores, pero yo lo aborrezco enormemente. En caso de que se agoten, no hay problema, aléjate del enemigo o cúbrete y se irán recargando con el paso del tiempo.

 

 

Aparte tendremos también habilidades y magias típicas del género. Éstas pueden cambiar la balanza en los combates más difíciles, es verdad, pero, al igual que pasa con los AP, los PM (Puntos Mágicos) también se gastan, y no se recuperan con el tiempo. Por suerte, si nos quedamos sin ellos en mitad de un combate, siempre podemos aporrear al enemigo para recuperar un punto de PM por cada golpe asestado. Solo deberéis tener cuidado de no quedaros sin PM cuando hagáis que Yuma se transforme en su forma de dragón. Es genial, te deja con la boca abierta y se vuelve una bestia parda que desequilibra el combate hasta tal punto que piensas «Qué injusticia para los enemigos…». Lo que pasa, es que no puede ser todo tan bonito y, si Yuma se queda sin PM, os tocará huir por vuestra vida, porque el tipo-lagarto no distinguirá amigo de enemigo y masacrará todo lo que se mueva a su alrededor.

 

El siguiente punto que hay que comentar se relaciona directamente con la música. Y, como no se ha comentado, aprovecho para decir que el juego tiene una banda sonora acorde con lo vistoso y el colorido paisaje. Compuesta por Elements Garden, en ocasiones será relajante y agradable, y otras os animará ante la situación que se presente. Si esa situación es un combate chungo y os veis en las últimas, otra posibilidad, aparte del dragón de Yuma, será utilizar la combinación B.A.N.D. Será preciso tener las armas-instrumentos de los personajes para poder usarlo, y permitirá al grupo tener varios beneficios que facilitarán la tarea de cargarnos a ese bicho que se nos está atragantando.

 

Band Session

 

Algo que sí me ha gustado especialmente de esta entrega es el hecho de que podamos elegir rasgos (Traits) para cada personaje, de manera que las relaciones entre ellos pueda variar y profundizar de manera distinta, por lo menos en las batallas. Siempre me gustó este recurso en un j-RPG (ya se vio en Final Fantasy X o Tales of Symphonia), que, aunque no afecte a la historia principal, es una manera de permitir al jugador «personalizar» su partida.

 

En resumen, si eres fan del género y estás dudoso con este juego, prueba a darle la oportunidad. Como todo j-RPG, le costará arrancar, puesto que tendrán que presentarte el mundo en el que se desarrolla, los personajes, la historia, su sistema… Pero que esto no eche para atrás a nadie. No cuenta con conversaciones demasiado extensas (los he visto mucho peores) y el carisma y diseño de los personajes, obra del ilustrador Tony Take, es más que suficiente para que te vayas enamorando poco a poco. Lo único en contra, quizá, sería la falta de traducción, pero, bueno, no hay mal que por bien no venga. Que levante la mano quien no haya aprendido absolutamente nada de inglés con otros videojuegos. Ahora nos tienden otra oportunidad, así que intentemos ver la parte buena y probémoslo.

Por José Santínez

 

Capturas

 

Ficha Técnica

Plataformas: PS4, Xbox One, Switch y PC
Precio: 49,99
Desarrollador: O-TWO
Editor: Sega
Distribuidor: Koch Media
Género: J-RPG, Rol de acción
Jugadores: 1
Idioma: Textos en inglés y voces en inglés o japonés
Lanzamiento: 10 de julio de 2018

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.