Análisis: V-Rally 4

Hoy nos adentramos en el mundo de la conducción off road con la llegada tras 15 años de ausencia de esta franquicia de rally con el análisis de V-Rally 4.

De la mano de Kiloton Racing y Big Ben Interactive que se han encargado de hacer nuestros sueños realidad, vamos a dar un repaso al esperado título de conducción. Sin más arrancamos los motores.

Tras 15 años sin dar señales de vida ha sido Kiloton Racing, desarolladores en el género de conduccion encargados de los últimos juegos de la franquicia World Rally Car, los encargados de traer este título a la actual generación de consolas. V-Rally 4 llega lleno de promesas y con muchas categorías. Dentro del mundo del off-road existe la posibilidad de competir en el conocido y espectacular hyclean las adrenalínicas competiciones del modo buggy y el espectacular extreme Cana, dentro de un género de conducción que podríamos enmarcar más cercado al arcade que a la más pura simulación.

 

 

En su apartado grafico los numerosos y espectaculares escenarios nos van a llevar a viajar por todo el mundo. Viajaremos por países como Estados Unidos, Kenia, Rusia o Reino Unido entre otros. A pesar de que estos circuitos o tramos no son reales sí estamos ante unos entornos bellos, con vistas bien diseñadas y lugares idílicos donde competir.

Los entornos hemos de decir que lucen de manera espectacular con palmeras moviéndose con la fuerza del viento, la lluvia en el parabrisas, el barro o la nieve. Está lleno de efectos que hacen justicia a un juego que logra que los escenarios estén llenos de detalles, con una iluminación que nos envuelve en un escenario espectacular ya que dependiendo del país en el que competimos sus escenarios son muy diferentes, pero te sumerge en el lugar. Desde ciudades en china a la espectacular llanura de África,  aunque los coches lucen muy bien en nuestro garaje lo cierto es que en pista están algo por debajo de lo esperado e incluso en algunos casos parece que al circular en pista no tocan el suelo y dan ese efecto que parecen estar volando.

En pista el juego se comporta de manera solvente con físicas muy cuidadas como habíamos dicho antes, más cerca del arcade de que del realismo, aunque a veces los coches se saltan un poco las leyes de la física con saltos o volteretas en el aire, y los daños de los coches que solo son estéticos, no afectando a la conducción. En lo referente a la dificultad del juego, podremos ajustarla al inicio de cada carrera obteniendo más o menos beneficios si subimos o bajamos dicho nivel. Por otro lado en los coches podremos tocar numerosos parámetros de motorización, suspensiones o aceleración. Son algunos de los puntos que podremos tocar en cada carrera adaptando el coche al entorno en el que nos encontraremos asfalto, barro, gravilla o nieve. Esto nos permite disfrutar más de cada circuito o tramo.

 

 

En el apartado sonoro el juego llega en castellano siendo solo nuestro copiloto el que nos habla en los tramos informándonos de la curvas y velocidad de entrada en la misma, y la de nuestra representante. La banda sonora cuenta solo con un tema principal y melodías para acompañar los menús del juego. El sonido de los coches también está muy conseguido, tanto los motores de combustión como los eléctricos.

El objetivo de V-Rally 4 es ganar todos los campeonatos con diferentes coches y estilos. Tendremos también un equipo de mecánicos e ingenieros que podremos contratar y despedir, los cuales nos darán más o menos mejoras dependiendo de su nivel. Esto nos costará un precio semanal dependiendo del sueldo de los mismos. Recuerda no estar por encima de tus posibilidades, cuanto más ganes mejores ingenieros podrás pagar.

 

 

En su apartado de opciones encontramos la posibilidad de configurar el mando y un volante con diversas opciones de personalización, no siendo muy eficaz pues el force feedback no acaba de funcionar muy bien. También contaremos con una de las opciones más demandadas por los fans del género, la pantalla partida que grandes momentos nos dio en el pasado, con esas tardes con un amigo batiéndonos el cobre.

En el apartado online podemos contar con multitud de carreras en diferentes estilos permitiéndonos competir con los fans del género.

Concluyendo, V-Rally 4 cumple lo que promete un regreso de la saga más que aceptable y con muchas horas de juego.

¡¡A quemar gomas!!

Por Alberto González

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.